English - Español

¿Por qué el garbanzo?

El garbanzo es una legumbre originaria de Oriente Medio desde donde se extendió por toda la cuenca del Mediterráneo e India. Griegos, egipcios y romanos descubrieron el alto valor nutricional de esta legumbre incorporándola a su dieta diaria.

Teniendo en cuenta su origen, distribución, tradición y adaptación a nuestra tradición cultural, en Chickpea Project reivindicamos el futuro de esta especie por los siguientes argumentos:

Por su riqueza nutricional.

El valor nutricional de 100 gr. de garbanzo contiene el:

En Chickpea Project contamos con materiales ricos en fibra y proteínas. ¡Dieta mediterránea en estado puro!

Por su adaptación al entorno.

La experiencia nos demuestra que el garbanzo se puede adaptar perfectamente a distintas latitudes y condiciones climáticas tipo mediterráneo.

En la actualidad su cultivo se distribuye por regiones tan dispares como la Cuenca Mediterránea, el Cercano y Lejano Oriente, el Subcontinente Indio, Norte y Este de África, Australia o Norte y Sur de América.

Por su menor impacto ambiental.

El garbanzo es un cultivo de secano y por lo tanto no requiere de grandes cantidades de agua. Al igual que otras leguminosas mejora la estructura del suelo y lo enriquece mediante la fijación de nitrógeno. Todo esto favorece la rotación de cultivos contribuyendo así a un modelo de agricultura más sostenible.

En Chickpea Proyect contamos con materiales resistentes a algunas de las enfermedades más comunes. Estos materiales son perfectos para una producción en ecológico ya que se reduce o incluso desaparecería el uso de productos químicos.

Por su alternativa a otros cultivos.

Sus características nutricionales unidas a su alta productividad y baja demanda de recursos hídricos, convierten al garbanzo en una alternativa perfecta al cultivo del maíz o del algodón que se practica en muchas partes de África y del Mediterráneo.

En Chickpea Project creemos en el gran potencial del garbanzo como cultivo y alimento de futuro. Con una población mundial en constante crecimiento que demanda cada día más y mejores alimentos, el garbanzo como fuente barata de proteína podría dar respuesta a muchos de las demandas actuales de nuestro planeta.